Un medio para conservar energía y reducir las emisiones de carbono en los Países Bajos

6
Image: REUTERS/Yves Herman

Los automóviles eléctricos son tan populares en los Países Bajos que no sería raro ver a un Tesla operando como taxi en las afueras del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam. Si bien aún no hay estaciones de recarga en todas partes, no es difícil encontrarlas en los vecindarios, los estacionamientos y las calles holandesas.

En los Países Bajos existe, por ejemplo, una meta ambiciosa de reducir las emisiones de CO2 entre un 80 % y un 95 % antes de fines de 2050

Para reducir las emisiones de carbono, los Gobiernos nacionales y locales adoptan diversos enfoques y, por consiguiente, los automóviles eléctricos, los sistemas solares domésticos y las soluciones de eficiencia energética para los edificios están en auge en Europa. Ciudades como Ámsterdam se encuentran a la vanguardia de esta transformación. En los Países Bajos existe, por ejemplo, una meta ambiciosa de reducir las emisiones de CO2 entre un 80 % y un 95 % antes de fines de 2050 en comparación con los años noventa. Por ello, este país se convirtió en un lugar ideal para realizar un tour a una ciudad inteligente a principios de este año, durante el cual un grupo de 26 funcionarios nacionales y municipales e integrantes de equipos de proyectos del Banco Mundial se reunieron para conocer la exitosa experiencia de los Países Bajos en materia de transformación del sector energético.

Sistema comunitario de almacenamiento de energía instalado en la ciudad de Rijsenhout, en los Países Bajos. Foto: Alliander
Rob van Olst se refiere a la estructura interna del sistema comunitario de almacenamiento de energía. Foto: Smart Cities KSB

Durante una visita a la empresa eléctrica Alliander pudimos ver un proyecto piloto de instalación de un sistema comunitario de almacenamiento de energía en Rijsenhout, ciudad ubicada en el oeste de los Países Bajos, cerca de Ámsterdam. Se trata de un sistema local que emplea una batería de gran tamaño para almacenar energía y estabilizar las redes de distribución energética en los vecindarios, especialmente durante las horas pico. Dada la mayor cantidad de estaciones de carga de vehículos eléctricos y paneles solares instalados en las viviendas, las redes eléctricas se ven sometidas a una creciente presión y es más difícil gestionar las variaciones entre la energía solar en el día y la demanda pico de electricidad en la tarde y la noche. Mantener una fuente de alimentación estable y mejorar la resiliencia de la red eléctrica a los aumentos de la demanda se están convirtiendo rápidamente en desafíos reales. Ajustar las redes eléctricas para enfrentar estos desafíos podría ser costoso y requerir mucho tiempo, por lo que estos tipos de sistema a pequeña escala proporcionan una solución alternativa inteligente y de bajo costo.

Entonces, ¿cómo funciona esto, exactamente?

La instalación piloto en Rijsenhout ocupa menos de 200 pies cuadrados y tiene un sistema con una batería de 128 kilovatios-hora de capacidad que conecta los paneles solares de los tejados de 35 viviendas y sirve como unidad de almacenamiento de energía temporal. Almacena el excedente de electricidad solar durante el día y lo distribuye según sea necesario durante las horas pico. También permite ahorrar 25 000 euros que deberían destinarse a reforzar la red y estabilizar la potencia de esta en unos 20 voltios. Desde una perspectiva más amplia, el sistema contribuye a conservar energía y reducir las emisiones de carbono al maximizar el uso de la energía solar.

Si bien es inevitable que estos sistemas mejoren rápidamente debido a los avances tecnológicos, todavía existen algunos factores inmediatos que deben ser abordados para que el modelo se amplíe con éxito. Primero, es importante la colaboración entre los residentes de las comunidades piloto. En segundo lugar, se necesita establecer objetivos claros durante la fase de experimentación para dar al proyecto un plazo de implementación suficiente ya que pueden pasar meses hasta que se demuestre la viabilidad financiera de las aplicaciones de energía inteligente, en particular aquellas a mayor escala.

Sobre la base de este proyecto piloto, Alliander evaluará los resultados antes de dar los siguientes pasos. Un sistema comunitario de almacenamiento de energía exitoso podría ser repetido en comunidades cercanas y expandirse a una zona más grande. Los novedosos sistemas comunitarios, al proporcionar mejores soluciones para almacenar energía, alimentar a las redes con energía limpia y gestionar el consumo de energía con medidores inteligentes, ayudan a estabilizar el sistema y disminuir las brechas entre la generación y el consumo de energía limpia. Impulsar estilos de vida más sostenibles de las personas, los hogares y las comunidades abre las puertas a un uso más responsable de la energía y a un futuro más ecológico: una persona, una vivienda y una comunidad a la vez.

Fuente: https://www.weforum.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + 18 =