Los 10 principales puntos de biodiversidad oceánica que hay que proteger

Amplias investigaciones han sugerido 10 lugares del océano que deben ser protegidos para apoyar la biodiversidad.
Imagen: Unsplash
  • Un tercio de todos los corales y mamíferos marinos formadores de arrecifes están amenazados de extinción.
  • Esto ha sido causado por la sobrepesca, la contaminación por plásticos, la pesca de arrastre oceánica y el cambio climático.
  • Para proteger y restaurar la salud de los océanos, los científicos han pedido que se proteja un mínimo del 30% del océano…


El Mar de los Sargazos, una zona del Océano Atlántico entre el Caribe y las Bermudas, ha sido un lugar de descanso para los marineros durante siglos. Su homónimo, el sargassum, un tipo de alga flotante, y los vientos notoriamente tranquilos han “atrapado” a innumerables marineros, incluida la tripulación del Santa María de Cristóbal Colón.

Durante los últimos 500 años, la mayoría de las historias que han llegado de los Sargazos han sido sobre barcos varados y buques hundidos. Pero en los últimos años los científicos han reescrito la narrativa del mar. No es un mar que roba la vida, sino uno que la da. Sólo las algas marinas ayudan a mantener 100 especies de invertebrados, 280 especies de peces y 23 especies de aves.

Esa es una de las razones por las que un equipo de científicos de 13 universidades e instituciones incluyeron el Mar de los Sargazos como uno de los 10 puntos calientes de biodiversidad en alta mar -zonas del océano fuera de las fronteras nacionales- que, según sus investigaciones, deberían considerarse para su designación como zonas marinas protegidas.

Sus recomendaciones, publicadas a principios de este año en la revista Marine Policy, requirieron más de un poco de trabajo para ser desarrolladas.

Cuantificar lo gran desconocido

La alta mar constituye dos tercios del océano, gran parte del cual es remoto. Los científicos aún están aprendiendo sobre la diversidad y complejidad de la vida allí.

“Estamos descubriendo nuevas especies en alta mar todo el tiempo”, dijo Morgan Visalli, autor principal del estudio de Política Marina y científico del proyecto de la Iniciativa Oceánica Benioff de Santa Bárbara.

Pero al mismo tiempo, su colega y coautor del estudio Douglas McCauley, director de la Iniciativa Benioff para el Océano, dijo que también hay mucho que sabemos que puede ayudar a guiar la conservación.

Comenzaron su estudio llegando a redes de colegas de todo el mundo para ayudar a recopilar datos.

“Me impresionó mucho lo que realmente sabemos – la cantidad de datos que tenemos para lo que está ahí fuera, biológicamente hablando”, dijo. “Y también lo que la gente está haciendo en ese espacio. No podemos recurrir a la excusa de no saber lo suficiente”.

Los investigadores terminaron analizando 22.000 millones de puntos de datos – un enorme desafío de procesamiento de datos – para identificar las áreas de alta mar que podrían garantizar la protección.

Esto incluyó el análisis de indicadores como el hábitat del fondo marino, la productividad del océano, la diversidad y riqueza de las especies y los riesgos de extinción. También identificaron ciertos rasgos físicos -como los montes submarinos y los respiraderos hidrotermales- en los que los cambios de elevación y temperatura ayudan a fomentar la biodiversidad.

Sus resultados identificaron regiones prioritarias en casi todas las grandes cuencas oceánicas, con las mayores áreas en el Océano Pacífico Sur. Entre las zonas clave figuraban también el Mar de los Sargazos, así como la cúpula termal de Costa Rica en el Océano Pacífico; el Mar de Tasmania meridional; la cadena de montes submarinos Emperador al noroeste de las islas de Hawai; la meseta de Mascareñas en el Océano Índico; y la cordillera de Walvis, una cadena montañosa submarina frente a la costa sudoccidental de África.

Las 10 áreas sugeridas para la protección.
Las 10 áreas sugeridas para la protección.
Imagen: Los Fideicomisos de Caridad Pew

Su modelo evitó las zonas de alta actividad pesquera para evitar lo que el estudio denomina “efectos socioeconómicos negativos reales o percibidos” de la reserva de zonas de conservación. También se tuvo en cuenta la forma en que el cambio climático podría alterar la diversidad biológica al seleccionar zonas críticas en la actualidad y otras que probablemente sean importantes también en el futuro.

La necesidad de protección

La investigación llega en un momento crítico para el futuro del océano, y de la alta mar, específicamente.

Actualmente se está negociando un nuevo tratado de las Naciones Unidas para proteger y conservar la biodiversidad en alta mar, y uno de los temas centrales de esas conversaciones es cómo crear un marco para establecer zonas marinas protegidas fuera de las aguas nacionales. Esto podría ayudar a asegurar que ecosistemas únicos como el Mar de los Sargazos y otros identificados en el estudio de la Política Marina no sean sobreexplotados.

La ley actual que rige en alta mar, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, se finalizó en 1982. Pero desde entonces, nuestro impacto colectivo está empezando a revelar lagunas en la gobernanza.

El tráfico marítimo ha aumentado en un 1.600% y la contaminación por plásticos se ha multiplicado por 100. Al menos un tercio de las poblaciones de peces están siendo sobreexplotadas, y muchas especies de peces migratorios, como el atún, han disminuido más del 60 por ciento. Los avances tecnológicos han llevado a una mayor prospección en las profundidades del océano en busca de minerales y otros recursos genéticos, así como a prácticas más destructivas, como la pesca de arrastre en el fondo del océano. El cambio climático, que está calentando las aguas y aumentando la acidificación, plantea aún más riesgos para la vida en los océanos.

El aumento de las temperaturas causa el blanqueo de los corales.
El aumento de las temperaturas causa el blanqueo de los corales.Imagen: CC BY-SA 2.0/ Petchrung Sukpong

Todo esto ha pasado factura

Un informe histórico del año pasado de la Plataforma intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas constató una disminución masiva de la diversidad biológica en todo el mundo, incluso en el océano, y un tercio de todos los corales y mamíferos marinos que forman arrecifes están amenazados de extinción.

Un estudio reciente de la revista Nature, publicado pocos días después del estudio de Política Marina, sugiere que hemos llegado a una encrucijada crítica.

“Estamos en un punto en el que podemos elegir entre el legado de un océano resistente y vibrante o un océano irreversiblemente alterado, para las generaciones venideras”, escribieron los investigadores, dirigidos por Carlos Duarte, profesor de ciencias marinas de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdullah.

Postularon que con suficientes recursos y voluntad global, podemos ver una “recuperación sustancial de la abundancia, estructura y función de la vida marina” para el año 2050. Pero para lograrlo, debemos intensificar los esfuerzos para proteger las especies y los hábitats vulnerables, reducir la contaminación y, lo que es más importante, frenar el cambio climático.

Es por eso que Visalli y McCauley creen que los esfuerzos como el emergente tratado de alta mar son importantes.

Hasta ahora, las áreas marinas protegidas totalmente implementadas abarcan sólo el 5 por ciento del océano. Y la gran mayoría de estas reservas están en aguas nacionales, que son sólo un tercio del océano. Pero un tratado de alta mar ayudaría a crear un marco para apartar más fácilmente las zonas ricas en conservación en una extensión mucho mayor.

“A pesar de que hay industria ahí fuera y que ha ido en aumento durante las últimas décadas”, dijo Visalli, “todavía hay muchas zonas silvestres en alta mar, y estamos en este momento donde tenemos la oportunidad de proteger estos lugares silvestres antes de que la industria continúe expandiéndose aún más”.

Para proteger y restaurar verdaderamente la salud de los océanos, los científicos han estado pidiendo que se proteja un mínimo del 30 por ciento del océano. Más zonas protegidas en alta mar son importantes para alcanzar ese objetivo. Pero tan crucial como la cantidad de espacio, es también dónde está ese espacio.

La necesidad de espacios protegidos

El principal impulsor del cambio y la amenaza a la biodiversidad a largo plazo es el cambio climático, dijo McCauley, lo que hace que la protección de estos espacios sea vital a corto plazo.

“Ya estamos viendo la primera manifestación de estas amenazas y tenemos que pensar en el cambio climático y gestionar siempre los océanos – desde las regulaciones de pesca hasta los parques oceánicos – con eso en mente”, dijo. “El cambio climático está cambiando donde la biodiversidad estará en alta mar, y podemos utilizar los datos para planificarlo”.

Duarte y los autores del estudio de Nature escribieron que “El cambio climático es el telón de fondo crítico en el que se desarrollarán todos los esfuerzos futuros de reconstrucción”. Pero las áreas marinas protegidas bien administradas, dijeron, pueden ayudar a los ecosistemas a estar mejor equipados para manejar las amenazas del cambio climático, como el calentamiento de las temperaturas y el cambio de la química del océano.

Llegar allí no será barato. Una red mundial de áreas marinas protegidas que conserve entre el 20 y el 30 por ciento del océano podría costar entre 5.000 y 19.000 millones de dólares al año, escriben los investigadores en Nature.

Pero el apoyo a las economías locales, la alimentación de las comunidades y el fomento de la biodiversidad no tienen por qué ser mutuamente excluyentes. El dinero gastado en la conservación será más que devuelto en ganancias económicas de los nuevos empleos, ingresos del ecoturismo, pesquerías restauradas, y protecciones para las áreas costeras, según encontró su investigación.

Pero establecer la política y los acuerdos internacionales, como el tratado de alta mar, para poner en marcha los planes requerirá mucho compromiso, dijo McCauley.

“Necesitamos ese espacio para tener una economía oceánica y necesitamos ese espacio para tener biodiversidad”, dijo. “¿Podemos encontrar un punto dulce?”

Fuente: https://es.weforum.org/

Escrito por

Tara Lohan, , The Revelator

This article is published in collaboration with EcoWatch

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Blog Dialld.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − cuatro =