La recuperación del coronavirus liderada por las renovables generaría 100 millones de empleos para 2050

La transformación energética basada en las renovables ayudaría a cumplir con el Acuerdo de París y a la vez impulsar el crecimiento económico.

Según un informe de IRENA.

La pandemia del coronavirus (COVID-19) continúa, y gobiernos de todo el mundo ya piensan en cómo recuperarse del enorme revés económico que ha supuesto esta crisis. La opción continuista pasa por mantener el modelo capitalista, aupado por unos combustibles fósiles responsables del calentamiento global de la atmósfera. Sin embargo, esta trágica situación abre una ventana de oportunidad para intentar cumplir el Acuerdo de París y, a la vez, impulsar el crecimiento económico mediante una transformación energética basada en las energías renovables. Así lo defiende el primer informe sobre las perspectivas mundiales de las energías renovables, Global Renewables Outlook, publicado hoy por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés).

Si bien la ruta hacia una descarbonización más profunda requiere «una inversión total en materia energética de hasta 130 billones de dólares», dicha transformación del sistema energético podría impulsar un aumento acumulado del PIB mundial del 2,4% –98 billones de dólares– para 2050 en comparación con los resultados de los planes actuales. Además, según señala la agencia intergubernamental, los empleos en el sector de las renovables podrían aumentar hasta los 42 millones a escala mundial de aquí a 2050, cuatro veces más que en la actualidad; y los empleos en el sector de la energía en general alcanzarían los 100 millones en 2050, 40 millones más que en la actualidad. Asimismo, la transición generaría 7 millones de empleos nuevos en todos los sectores de la economía.

Este plan ayudaría a reducir el 70% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía en 2050, apunta el informe. Así, más del 90% de la reducción se obtendría a través de las energías renovables y de medidas de eficiencia energética. «Al acelerar las energías renovables y hacer que la transición energética sea una parte integral de la recuperación en el sentido más amplio, los gobiernos pueden lograr múltiples objetivos económicos y sociales en la búsqueda de un futuro resiliente que no deje a nadie atrás», defiende Francesco La Camera, director general de IRENA.

No obstante, a pesar de todos estos esfuerzos, aún quedarían por eliminar emisiones mundiales equivalentes a un tercio de los niveles actuales, aproximadamente. Los sectores de alto consumo energético, el transporte marítimo y la aviación son los principales responsables. En este sentido, el informe estima que un 60% de la reducción en este tramo final podría conseguirse gracias a las renovables, «hidrógeno verde» y la electrificación basada en este tipo de energías.

En cuanto al análisis por regiones, todas registrarían mayores cuotas de uso de la energía renovable, y el Sudeste Asiático, América Latina, la Unión Europea y África Subsahariana estarían a punto de alcanzar cuotas de entre el 70% y el 80% en sus combinaciones totales de fuentes de energía para 2050. Asimismo, se produciría un incremento generalizado de la electrificación de los usos finales, como la calefacción y el transporte, superándose el 50 % en Asia Oriental, América del Norte y gran parte de Europa.

La expansión de las renovables vuelve a superar a la de los combustibles fósiles

Este mismo mes, otro estudio también elaborado por la IRENA, revelaba que el sector de las energías renovables sigue a la cabeza de la expansión energética, con un crecimiento de 2,6 puntos superior al de los combustibles fósiles. En 2019, las renovables agregaron 176 gigavatios (GW) de capacidad de generación a escala mundial, cifra ligeramente inferior a la de 2018, cuando se alcanzó los 179 GW. No obstante, la nueva capacidad de energía renovable representa el 72% del total de la expansión de capacidad energética del pasado año, es decir, casi tres cuartas partes. 

En la última década, se han invertido cerca de 3 mil millones de dólares en energías renovables, Sin embargo, desde la Agencia Internacional de Energías Renovables recuerdan que las inversiones anuales deben duplicarse para 2030 si se quiere hacer frente a la emergencia climática.

Fuente: https://www.climatica.lamarea.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =