La pandemia de COVID-19 no es una pausa para la naturaleza, asegurémonos de que tenga una después de la crisis

La naturaleza se enfrenta a una mayor presión durante la pandemia, pero la respuesta correcta puede curar nuestra salud, nuestra economía y nuestro planeta.
Imagen: Flavio Forner/Conservation International
  • Existe la percepción errónea de que la naturaleza se está rompiendo durante la pandemia de COVID-19.
  • En cambio, muchas zonas rurales de los trópicos se enfrentan a una mayor presión por la apropiación de tierras, la deforestación, la minería ilegal y la caza furtiva de la vida silvestre.
  • Para responder a esta crisis de la salud humana, la economía, el clima y la biodiversidad, necesitamos soluciones que construyan sociedades resistentes a largo plazo.

En medio de la pandemia de COVID-19, los medios de comunicación mundiales están informando sobre un “resquicio de esperanza” de la crisis: que la naturaleza está recibiendo un respiro, ya que la gente se ve obligada a quedarse en casa. Los pingüinos en las calles de Ciudad del Cabo, un canguro que deambula por Adelaida y un zorro devorador de cangrejos que explora los suburbios de Bogotá son sólo algunos ejemplos. Estas historias se unen a los informes de aire limpio sobre Delhi, Seúl e incluso Los Ángeles.

Sin embargo, estos informes dan la engañosa impresión de que la Madre Tierra se beneficia de las restricciones de movimiento impuestas a las personas en todo el mundo, especialmente en las ciudades.

Desafortunadamente, fuera de las zonas urbanas, la situación es muy diferente. En las zonas rurales, hay menos riqueza y la principal cuenta de ahorros de las personas es la naturaleza, siendo la caza, la pesca y la tala necesarias para proporcionar alimentos y apoyar los medios de subsistencia. Las personas que se trasladaron a las ciudades y que ahora han perdido sus oportunidades de empleo e ingresos debido a las cuarentenas están regresando a sus hogares rurales, lo que aumenta aún más la presión sobre los recursos naturales, a la vez que aumenta el riesgo de transmisión de COVID-19 a las zonas rurales.

Al mismo tiempo, los actores oportunistas y los grupos delictivos implicados en la apropiación de tierras, la deforestación, la minería ilegal y la caza furtiva de fauna silvestre están aprovechando el hecho de que los gobiernos se centran en COVID-19 en lugar de en la conservación. Se ha informado del aumento de la deforestación en Asia, África y América Latina. Las zonas que dependen del turismo para financiar la conservación -como las conservas comunitarias en Kenya y los sitios naturales emblemáticos del Patrimonio Mundial como las Galápagos, Ecuador y el Arrecife de Tubbataha en Filipinas- se enfrentan a una reducción de los recursos a medida que el turismo se va deteniendo. Mientras tanto, la minería ilegal de oro y piedras preciosas en América Latina y África está aumentando, ya que los precios se disparan y las áreas protegidas quedan sin vigilancia.

Hay informes sobre el aumento de la deforestación durante la pandemia de COVID-19.
Hay informes sobre el aumento de la deforestación durante la pandemia de COVID-19.
Imagen: Haroldo Castro/Conservación Internacional

Se prevé que estas crecientes presiones sobre la naturaleza y las zonas rurales persistirán hasta que las economías se recuperen y los gobiernos puedan volver a centrarse en la conservación. Esto da la falsa impresión de que la protección de la naturaleza es una preocupación secundaria en el control de los brotes de enfermedades como la actual pandemia. Sin embargo, la falta de protección puede ser la causa de este y de futuros brotes. El cambio en el uso de la tierra es un gran impulsor de la transmisión de enfermedades de la vida silvestre a las personas. Las especies amenazadas por la explotación y la pérdida de hábitat tienen el doble de probabilidades de ser fuentes de enfermedades zoonóticas en comparación con otras amenazas. Como señaló el biólogo Thomas Lovejoy, “Esta pandemia es la consecuencia de nuestra persistente y excesiva intrusión en la naturaleza y el vasto comercio ilegal de vida silvestre”.

Algunos gobiernos han visto un aumento de la minería ilegal durante la pandemia.
Algunos gobiernos han visto un aumento de la minería ilegal durante la pandemia.
Imagen: Pete Oxford

Los gobiernos de los países que experimentan un aumento de la deforestación, la minería ilegal y la caza furtiva deben mantener urgentemente sus esfuerzos de aplicación de la ley, incluso durante la pandemia de COVID-19. Igualmente importante es que los países empiecen a planificar la reconstrucción de sus economías de manera que se fomente la transformación estructural ecológica, incluso mediante compromisos a largo plazo de gasto público y reformas de los precios. Una vez que se levanten las restricciones, tanto los gobiernos como las instituciones de financiación del desarrollo deben dar prioridad a los esfuerzos de estímulo que tengan un alto efecto multiplicador económico y que reduzcan las emisiones de carbono. En un estudio reciente basado en las aportaciones de los bancos centrales y los ministerios de finanzas se identificaron varias políticas prioritarias: soluciones climáticas naturales y protección de los ecosistemas ricos en carbono, como manglares, bosques tropicales y turberas, y apoyo rural para la restauración de los ecosistemas. Esas políticas son especialmente beneficiosas para los países tropicales, donde el cambio de uso de la tierra suele ser la principal fuente de emisiones de carbono. Esas inversiones tendrían beneficios adicionales para la diversidad biológica y reducirían también el riesgo de brotes de enfermedades zoonóticas, con lo que se abordaría una importante causa fundamental de la actual pandemia.

Es igualmente importante que el clima y la diversidad biológica sigan ocupando un lugar destacado en la agenda en 2020 y más allá, y que los líderes aprovechen todas las oportunidades para mantener el impulso. Debe hacerse todo lo posible para garantizar que los esfuerzos mundiales en el marco de las Naciones Unidas (Cumbre de la Naturaleza de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica) no se retrasen indebidamente; las reuniones podrían celebrarse en línea si fuera necesario. Los países son más fuertes al trabajar juntos, y la cooperación internacional es la mejor oportunidad para resolver futuras amenazas existenciales.

La pandemia COVID-19 demuestra lo mucho que dependemos unos de otros -una humanidad que vive en un planeta- para nuestros sistemas de salud, así como para nuestros sistemas alimentarios y cadenas de suministro. Este es el momento de asumir el reto del liderazgo colaborativo y trabajar juntos para salir de esta crisis con un reajuste económico mundial. Las personas y la naturaleza deben estar en el centro de este reajuste, para la redistribución, la regeneración y la restauración.

La prosperidad para las personas y el planeta sólo es posible si tomamos decisiones audaces hoy, para que las generaciones futuras puedan sobrevivir y prosperar.

Fuente: https://es.weforum.org/

Escrito por

Sebastian Troëng, Executive Vice President, Field Delivery, Conservation International, Bogotá, Colombia

Edward Barbier, University Distinguished Professor, Department of Economics, Colorado State University

Carlos Manuel Rodríguez , Minister of Environment and Energy, Costa Rica

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Blogo Dialld.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 7 =