La gente está plantando pequeños bosques urbanos para impulsar la biodiversidad y luchar contra el cambio climático

  • Los bosques urbanos en miniatura plantados con un método inventado por un botánico japonés en el decenio de 1970 son cada vez más populares.
  • Los densos bosques repletos de biodiversidad pueden prosperar en áreas del tamaño de una cancha de tenis.
  • Conocidos como bosques “Miyawaki”, los árboles crecen más rápidamente y absorben más CO2 que las plantaciones que crecen para obtener madera.

¿Cuánto espacio crees que necesitas para cultivar un bosque?

Si tu respuesta es más grande que un par de pistas de tenis, piénsalo de nuevo. Los bosques en miniatura están surgiendo en parches de tierra en zonas urbanas de todo el mundo, a menudo plantados por grupos comunitarios locales utilizando un método inspirado en los templos japoneses.

La idea es simple: tomar los terrenos baldíos, plantarlos densamente con una amplia variedad de plantas de semillero nativas, y dejarlos crecer con una mínima intervención. El resultado, según los proponentes del método, son complejos ecosistemas perfectamente adaptados a las condiciones locales que mejoran la biodiversidad, crecen rápidamente y absorben más CO2.

El método Miyawaki

El método se basa en el trabajo del botánico japonés Akira Miyawaki. Descubrió que las áreas protegidas alrededor de los templos, santuarios y cementerios en Japón contenían una enorme variedad de vegetación nativa que coexistía para producir ecosistemas resistentes y diversos. Esto contrastaba con los bosques de coníferas – árboles no indígenas cultivados para la madera – que dominaban el paisaje.

Su trabajo se desarrolló en el método Miyawaki – un enfoque que prioriza el desarrollo natural de los bosques utilizando especies nativas. Los bosques Miyawaki pueden crecer hasta convertirse en ecosistemas maduros en sólo 20 años, sorprendentemente rápido si lo comparamos con los 200 años que puede tardar un bosque en regenerarse por sí mismo. Actúan como oasis para la biodiversidad, apoyando hasta 20 veces más especies que los bosques gestionados no nativos.

Los polinizadores locales como las mariposas y abejas, los escarabajos, los caracoles y los anfibios se encuentran entre los animales que prosperan con una mayor diversidad de alimentos y refugio.

Ecologización de los espacios urbanos en todo el mundo

La popularidad de los bosques de Miyawaki está creciendo, con iniciativas en la India, el Amazonas y Europa. Proyectos como los Bosques Urbanos en Bélgica y Francia, y el Bosque Pequeño en los Países Bajos, están reuniendo a voluntarios para transformar pequeños parches de tierra baldía.

Los bosques urbanos aportan muchos beneficios a las comunidades más allá de su impacto en la biodiversidad. Los espacios verdes pueden ayudar a mejorar la salud mental de las personas, reducir los efectos nocivos de la contaminación atmosférica e incluso contrarrestar el fenómeno de las islas de calor en las ciudades, donde las extensiones de hormigón y asfalto elevan las temperaturas de forma poco natural.

Sumideros de carbono

Pero es el potencial para ayudar a combatir el cambio climático lo que hace que los bosques de Miyawaki sean una opción particularmente atractiva para muchos ecologistas. La reforestación es una parte clave de las estrategias para limitar el aumento de las temperaturas mundiales a 1.5℃, con iniciativas como el Desafío de Bonn, la Visión del Trillón de Árboles y el proyecto 1t.org del Foro Económico Mundial que establece objetivos ambiciosos.

Se estima que los bosques nuevos o restaurados podrían eliminar hasta 10 gigatoneladas de equivalente de C2O para el 2050.

Estimación del potencial de las tecnologías de eliminación del carbono para 2050
Estimación del potencial de las tecnologías de eliminación del carbono para 2050
Imagen: Statista

Sin embargo, no todos los bosques son igualmente eficaces en el secuestro de carbono. Los bosques maduros de árboles nativos absorben mucho más CO2 que las plantaciones de monocultivos que constituyen muchos proyectos de reforestación. A medida que los científicos aprenden más sobre el papel de otros factores, como el carbono en el suelo, es cada vez más claro que plantar el tipo correcto de árboles importa tanto como el número.

Los grupos de conservación subrayan que los bosques de Miyawaki no deben considerarse como una alternativa a la protección de los bosques nativos existentes. Las zonas boscosas pequeñas y desconectadas nunca podrán reemplazar las grandes extensiones de bosque que son vitales para tantas especies, y que siguen estando amenazadas por las plantaciones comerciales y la agricultura de tala y quema. Pero si tienes un trozo de terreno baldío en tu comunidad local que está ocioso, un bosque Miyawaki podría ser una forma de hacer tu parte para ayudar al medio ambiente.

Fuente: https://es.weforum.org/

Escrito por

Alex Thornton, Senior Writer, Formative Content

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Blog Dialld.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =