Etiopía comenzó a generar electricidad a partir de su megapresa en el Nilo Azul el domingo, un hito en el controvertido proyecto de miles de millones de dólares.

El Primer Ministro Abiy Ahmed, acompañado de altos funcionarios, recorrió la central eléctrica y pulsó una serie de botones en una pantalla electrónica, movimiento que, según los funcionarios, inició la producción.

La presa del Gran Renacimiento Etíope (Grand Ethiopian Renaissance Dam, GERD, por sus siglas en inglés) está llamada a ser el mayor proyecto hidroeléctrico de África, pero ha sido el centro de una disputa con los países situados aguas abajo, Egipto y Sudán, desde que comenzaron las obras en 2011.

Abiy describió el desarrollo del domingo como «el nacimiento de una nueva era».

Es una buena noticia para nuestro continente y los países aguas abajo con los que aspiramos a trabajar juntos», dijo en Twitter.

Addis Abeba considera que el proyecto es esencial para la electrificación y el desarrollo del segundo país más poblado de África, pero El Cairo y Jartum temen que pueda amenazar su acceso a las vitales aguas del Nilo.

Abiy desestimó estas preocupaciones.

«Como pueden ver, esta agua generará energía mientras fluye como lo hacía antes hacia Sudán y Egipto, a diferencia de los rumores que dicen que el pueblo y el gobierno etíopes están represando el agua para matar de hambre a Egipto y Sudán», dijo mientras el agua corría a través del coloso de hormigón detrás de él.

Pero El Cairo denunció la puesta en marcha del domingo, diciendo que Addis Abeba «persiste en sus violaciones» de una declaración de principios de 2015 sobre el proyecto.

Resistiendo a la presión externa

Se espera que la presa, de 4.200 millones de dólares (3.700 millones de euros), produzca en última instancia más de 5.000 megavatios de electricidad, duplicando con creces la producción actual de Etiopía.

Sólo una de las 13 turbinas está actualmente en funcionamiento, con una capacidad de 375 megavatios.

Una segunda entrará en funcionamiento dentro de unos meses, declaró a la AFP el director del proyecto, Kifle Horo, quien añadió que actualmente se espera que la presa esté totalmente terminada en 2024.

La estructura, de 145 metros de altura, está situada a lo largo del Nilo Azul, en la región de Benishangul-Gumuz, al oeste de Etiopía, cerca de la frontera con Sudán.

Egipto, que depende del Nilo para cerca del 97% de su agua de riego y potable, lo considera una amenaza existencial.

Sudán espera que el proyecto regule las inundaciones anuales, pero teme que sus propias presas se vean perjudicadas si no se llega a un acuerdo sobre el funcionamiento del GERD.

Ambos países llevan mucho tiempo presionando para que se llegue a un acuerdo vinculante sobre el llenado y la explotación de la enorme presa, pero las conversaciones patrocinadas por la Unión Africana no han logrado un avance.

William Davison, analista principal del International Crisis Group, dijo que el GERD se ve en el país «como un símbolo de la resistencia de Etiopía a la presión externa».

El gobierno ha propagado la idea de que los actores extranjeros están tratando de socavar la soberanía de Etiopía, así que creo que esto se presentará como una muestra de que todavía están haciendo progresos a pesar de un entorno hostil».

Addisu Lashitew, de la Brookings Institution de Washington, describió la puesta en marcha del GERD como un «raro acontecimiento positivo que puede unir a un país profundamente fracturado» tras 15 meses de brutal conflicto con los rebeldes tigres.

La nueva electricidad generada por la GERD podría ayudar a reactivar una economía que ha sido devastada por las fuerzas combinadas de una guerra mortal, el aumento de los precios del combustible y la pandemia del Covid-19″, dijo.

Retrasos en el proyecto

La presa se inició bajo el mandato del ex primer ministro Meles Zenawi, el líder tigreo que gobernó Etiopía durante más de dos décadas hasta su muerte en 2012.

Los funcionarios públicos contribuyeron con un mes de salario al proyecto en el año en que se puso en marcha, y desde entonces el gobierno ha emitido bonos de la presa dirigidos a los etíopes en el país y en el extranjero.

Getachew Reda, portavoz del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray, que está en guerra con las fuerzas gubernamentales desde noviembre de 2020, dijo que Abiy se estaba atribuyendo el mérito de un proyecto lanzado bajo un gobierno dirigido por tigres.

Hoy #AbiyAhmed está tratando de sacar provecho de un proyecto que una vez minimizó públicamente como un truco publicitario sin sentido», tuiteó.

Sin embargo, el domingo los funcionarios atribuyeron a Abiy la reactivación de la presa tras los retrasos que, según ellos, se debieron a una mala gestión.

«Nuestro país ha perdido mucho por el retraso de la presa, sobre todo desde el punto de vista financiero», dijo el director del proyecto, Kifle.

El proceso de llenado del vasto embalse comenzó en 2020, y Etiopía anunció en julio de ese año que había alcanzado su objetivo de 4.900 millones de metros cúbicos.

La capacidad total del embalse es de 74.000 millones de metros cúbicos, y el objetivo para 2021 era añadir 13.500 millones.

El pasado mes de julio, Etiopía afirmó que había alcanzado ese objetivo, lo que significaba que había suficiente agua para empezar a producir energía, aunque algunos expertos habían puesto en duda estas afirmaciones.

Fuente: https://www.worldenergytrade.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 − 2 =