Este gigante tecnológico de América Latina quiere restaurar unos 7.500 acres de selva tropical

0
184

La fascinación del sector tecnológico por la restauración de árboles como solución climática no parece ser exclusiva de las empresas estadounidenses.

El empresa más grande de comercio electrónico de América Latina – Mercado Libre, con una capitalización bursátil que duplica aproximadamente la de eBay, con 78.000 millones de dólares- está destinando parte de los ingresos de su bono de sostenibilidad de 400 millones de dólares a dos proyectos de restauración de ecosistemas en los restos del Bosque Atlántico, que otrora solía cubrir el 15% de Brasil.

Ambos proyectos se gestionan en el marco del programa Regenera América de Mercado Libre, cuyo objetivo es restaurar ecosistemas clave en la región como parte de su estrategia de acción climática, utilizando la tecnología de la empresa Pachama para monitorear y verificar el progreso de este trabajo. Las dos primeras iniciativas, que recibirán 8 millones de dólares en la primera fase, pretenden restaurar cerca de 7.500 acres y más de un millón de árboles.

América del Sur es casa de un 20% de todos los bosques del mundo.
Imagen: Our World in Data

¿Por qué una empresa de comercio electrónico se involucra con un esfuerzo de restauración de esta envergadura? ¿Por qué no simplemente comprar compensaciones en otro lugar? ¿De un mercado de carbono forestal establecido? «Nos gusta hacer cosas tangibles», me dijo Pedro Arnt, Vicepresidente Ejecutivo y Director Financiero de Mercado Libre, al hablar del proyecto la semana pasada.

Esta empresa es un gran negocio en Sudamérica, con 132,5 millones de usuarios activos y 649,2 millones de artículos enviados durante 2020. Está creciendo a un ritmo rápido. Los ingresos del cuarto trimestre del año pasado fueron de 1.300 millones de dólares, casi un 97% más que el año anterior.

Con ese enorme ritmo de crecimiento se ha llegado a la conclusión de que Mercado Libre necesita adoptar una estrategia multianual a largo plazo, no sólo para reducir sus emisiones absolutas -especialmente en su red de logística y de transporte, en la que tiene previsto un importante despliegue de vehículos eléctricos-, sino también para invertir en iniciativas que puedan tener un impacto positivo en su territorio. Los ingresos de los bonos también se utilizarán para crear una plataforma de préstamos para pequeñas empresas y microempresas no bancarizadas, dado que cerca del 85% de las ventas de la compañía provienen de este tipo de empresas.

«Nos gustaba poder elegir y comprometernos con los biomas que estábamos ayudando a preservar, cerca de nuestros consumidores, pero también aquellos que podrían verse afectados por nuestras emisiones».

Los proyectos forestales se eligieron tras horas de debate interno, de acuerdo con Arnt. «Nos gustaba poder elegir y comprometernos con los biomas que estábamos ayudando a preservar, cerca de nuestros consumidores, pero también aquellos que podrían verse afectados por nuestras emisiones», dijo. «Queríamos meternos en el barro y ensuciarnos».

Por supuesto, con la participación de Pachama también se espera que estos proyectos den lugar a nuevas compensaciones de carbono, que cada vez son más escasas a medida que las grandes empresas expresan promesas de cero emisiones. Esto, por supuesto, beneficiará a Mercado a medida que sus ventas -y emisiones- crezcan. «El gran problema de este mercado es que no hay suficientes proyectos», dijo Diego Saez-Gil, Cofundador y Director General de Pachama.

Ambas iniciativas del Bosque Atlántico prometen un gran impacto, no sólo en términos de restauración sino también de justicia medioambiental. El primero, el Proyecto de Conservación de la Mantiqueira, gestionado por The Nature Conservancy, se centra en una región montañosa que abastece de agua a ciudades como São Paulo, Campinas y Río de Janeiro. Entre otras cosas, los desarrolladores del proyecto estudian cómo dar a los terratenientes y a las comunidades indígenas de la zona créditos económicos para actividades de restauración, como la plantación de árboles frutales o de cacao. El segundo, el Proyecto Corredores para la Vida, dirigido por el Instituto de Pesquisas Ecológicas, pretende recrear corredores de vida silvestre importantes para la regeneración de la biodiversidad en los bosques costeros que han sido invadidos por tierras de cultivo y ranchos.

«Parte de lo que nos sedujo fue que tenía este elemento de trabajar con pequeños propietarios de tierra y agricultores», dijo Arnt.

Al colaborar directamente con Pachama para monitorizar este trabajo a través de su red de satélites y tecnologías de inteligencia artificial, Mercado Libre espera tener una visión en tiempo real de cómo sus esfuerzos afectan directamente a la restauración de la región. «Esperemos que establezca un nuevo estándar para las empresas», me dijo Sáez-Gil. ¿Qué organismo certificará los créditos que se originen? Al parecer, esa es una pregunta el futuro.

Lo que destaca esta iniciativa en mi opinión no es sólo el hecho de que representa un enfoque relativamente único al apoyo empresarial a la restauración forestal, sino que lo hace una empresa influyente en la región, que podría tener el poder de inspirar cambios de comportamiento en otras empresas sudamericanas.

Fuente: https://es.weforum.org/

Escrito por

Heather Clancy, Editorial Director, GreenBiz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here