El país africano que inspiró a muchos países a plantar miles de millones de árboles

La India, que en su día fue uno de los principales culpables de la deforestación en Asia, está a la cabeza de los esfuerzos de reverdecimiento, plantando 66 millones de árboles en 12 horas.
Imagen: REUTERS/Danish Ismail
  • En los últimos 50 años, Etiopía ha perdido el 98% de sus zonas boscosas.
  • Para remediarlo, se estima que en 2019 plantó 350 millones de árboles en un solo día.
  • Su éxito ha inspirado a otros países, como Pakistán, India y China a hacer lo mismo.
  • Anualmente, se pierden 18 millones de hectáreas de bosque en todo el mundo, pero proyectos como estos contribuyen en gran medida a cambiar eso.

Cuando se trata de la deforestación, la sociedad humana necesita claramente una reforma de raíz. Cada año se pierden alrededor de 18 millones de hectáreas de bosque en todo el mundo, un área aproximadamente del tamaño de Panamá. La destrucción de la selva tropical, que almacena 210 gigatoneladas de carbono, es el segundo factor que más contribuye al cambio climático a nivel mundial. Mientras tanto, al ritmo actual, hasta 28.000 especies se extinguirán en los próximos 25 años gracias a la deforestación.

Pero los países en desarrollo, desde Etiopía hasta el Senegal y el Pakistán, están ocupados demostrando cómo la humanidad puede pasar página. Etiopía, que ha perdido el 98% de sus zonas boscosas en los últimos 50 años, batió récords en julio de 2019 al plantar unos 350 millones de árboles en un solo día. El proyecto del tsunami de mil millones de árboles de Pakistán añadió 350.000 hectáreas de árboles al paisaje del país en sólo tres años, mientras que la India y China -que en su momento fueron los principales responsables de la deforestación en Asia- están liderando los esfuerzos de reverdecimiento, con la primera plantando 66 millones de árboles en 12 horas en 2017 y la segunda desplegando su ejército para plantar una zona de bosque del tamaño de Irlanda en 2018.

Etiopía plantó aproximadamente 350 millones de árboles en un solo día en 2019.
Etiopía plantó aproximadamente 350 millones de árboles en un solo día en 2019.
Imagen: Trees ForTheFuture/ Flickr

Los beneficios de la plantación de árboles

Los llamativos titulares y las llamativas cifras están muy bien, pero ¿qué papel juegan estas hectáreas y hectáreas de bosque extra en la lucha contra el cambio climático? La respuesta es: muchos. Además de secuestrar carbono, impulsar la biodiversidad y los polinizadores, promover las lluvias y proporcionar leña, forraje, empleos y refugio, los bosques son cada vez más reconocidos por las tareas cruciales de infraestructura que realizan.

Los bosques protegen las valiosas tierras cultivables de los fenómenos meteorológicos extremos, evitan la erosión del suelo, unen el suelo para evitar inundaciones repentinas, proporcionan sistemas naturales de filtración de agua e incluso, en las zonas nevadas alejadas del África oriental, protegen los asentamientos humanos de las avalanchas. Se espera que esta “infraestructura verde” desempeñe un papel cada vez más importante en la adaptación al cambio climático y en la labor de la humanidad para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Los manglares de Senegal son un ejemplo de ello. La nación de África occidental alberga unas 185.000 hectáreas de manglares, pero desde la década de 1970 se han perdido unas 45.000 debido a la sequía y la deforestación. Para combatirlo, un esfuerzo financiado con fondos públicos y privados, dirigido por la agencia medioambiental Océanium, ha visto a 100.000 personas de 350 aldeas realizar un plan de plantación masiva que ha reemplazado un total de 79 millones de árboles.

El pleno funcionamiento de los ecosistemas de manglares es vital para la salud del Senegal, tanto económica como de otro tipo. El bosque mareomotriz adicional no sólo proporcionará un hábitat para una cornucopia de especies, y secuestrará 500.000 toneladas de carbono en 20 años, sino que mantendrá la calidad del agua, evitará la erosión del suelo y protegerá las tierras cultivables cruciales de las inundaciones y los vientos fuertes.

Adaptación basada en los ecosistemas

Las respuestas de la infraestructura natural al cambio climático -conocidas como adaptación basada en los ecosistemas (EbA)- están encontrando cada vez más adeptos como alternativa a la infraestructura “gris” diseñada por el hombre, que se basa en el hormigón y el acero, dos de los materiales más destructivos para el medio ambiente del planeta.

Por ejemplo, los programas de reforestación en las 15 principales cuencas hidrográficas de Colombia están ayudando a mejorar la filtración y la calidad del agua para garantizar agua limpia a 22 millones de personas. La ciudad de Ho Chi Minh en Vietnam también ha mejorado sus defensas naturales contra las inundaciones mediante la replantación de manglares, mientras que los humedales construidos en Texas filtran naturalmente 95 millones de galones de aguas residuales al día.

En la ciudad mexicana de Xalapa, la expansión urbana desenfrenada ha corroído el bosque nuboso montañoso que proporciona el 30% del suministro de agua de la ciudad, así como un apoyo vital para la economía local, mientras que la pérdida de árboles ha hecho que las laderas sean más propensas a los deslizamientos de tierra y a las inundaciones. En su intento de revertir los daños, Xalapa se ha convertido en la primera ciudad latinoamericana en hacer un uso sistemático del EbA. El proyecto CityAdapt está trabajando para restaurar y proteger grandes zonas del bosque nuboso de la ciudad, optando por la protección verde en lugar de las costosas defensas de hormigón contra las inundaciones.

Los bosques alpinos de Suiza y Austria desempeñan funciones similares en la detección de asentamientos. Conocidos como “bosques de protección”, estas áreas de bosque protegen las viviendas humanas de los peligros naturales como las caídas de rocas, avalanchas, inundaciones y escombros, y se consideran cada vez más iguales en eficacia a la arquitectura de ingeniería. Aproximadamente la mitad de los bosques suizos protegen actualmente las ciudades, las carreteras o las líneas de ferrocarril de las avalanchas o los desprendimientos de rocas. La nieve caída es más estable en las zonas forestales porque la nieve se atrapa en las copas de los árboles en lugar de acumularse en el suelo, mientras que la cubierta arbórea estabiliza las condiciones del viento y las temperaturas, y los troncos sirven de baluarte contra los deslizamientos.

En el extremo opuesto de la escala de temperaturas, mientras tanto, un suburbio de Sydney, en Australia, ha demostrado el valor de los árboles para proteger a los ciudadanos de las sofocantes temperaturas del verano. Los científicos descubrieron que dos calles separadas por sólo un kilómetro tienen microclimas mediblemente diferentes, con temperaturas a nivel del suelo que varían hasta 10 grados. ¿La diferencia clave? El porcentaje de cubierta arbórea. Las superficies de hormigón descubiertas absorben la energía térmica, incluso reteniéndola después de la puesta del sol en un fenómeno conocido como el efecto de isla de calor urbano. Estas temperaturas nocturnas pueden llevar a todo, desde una elevada demanda de energía hasta picos en las bajas relacionadas con el calor. Sólo en los EE.UU., las muertes relacionadas con el calor son 1.000 al año. La gran mayoría de ellas ocurren en zonas urbanas.

Las autoridades de Sydney están usando árboles para enfriar la ciudad.
Las autoridades de Sydney están usando árboles para enfriar la ciudad.
Imagen: GCA

Favoreciendo el verde sobre la infraestructura gris claramente tiene sentido ecológico pero también económico. En 2012, la ciudad de Nueva York comparó dos proyectos de gestión de los flujos de aguas pluviales – uno un plan de infraestructura verde que incluía tejados verdes y bioglobales – y el otro un proyecto de infraestructura gris estándar que desplegaba túneles y desagües pluviales. La opción verde ofrecía un ahorro de costes de más de 1.500 millones de dólares, sin ninguna reducción de la eficacia. Estos hallazgos se han replicado en numerosas ocasiones, demostrando que la EbA tiene un papel vital que desempeñar mientras trabajamos para perfeccionar nuestras respuestas al cambio climático y cumplir con los SDG. Se ha especulado que las compañías de seguros que protegen a las comunidades pesqueras costeras u otras industrias vulnerables podrían verse tentadas a pagar ellas mismas la factura de las mejoras ecológicas para compensar los futuros costos de las perturbaciones climáticas extremas.

Los datos no pueden medir todo

Sin embargo, no todos los beneficios de los ecosistemas restaurados pueden medirse en términos de datos. Subrayar el valor económico de los bosques sanos es agravar el error que ha esclavizado al mundo natural a la productividad humana. El tiempo en la naturaleza silvestre, según el Wildlife Trust, es “fundamentalmente importante para nuestra salud, bienestar y felicidad”. Las investigaciones muestran que el contacto regular con el mundo natural mejora los índices de felicidad y autoestima. Los niños sienten que la naturaleza les enseña a tomar riesgos y los hace más creativos, mientras que pasar tiempo en la naturaleza tiene un impacto positivo en condiciones que van desde el TDAH hasta la depresión.

Sin embargo, ni siquiera esto cuenta la historia completa. Nuestra apreciación del valor de los espacios verdes no estará completa hasta que reconozcamos el derecho de la naturaleza a existir por sí misma, y dejemos de ver el medio ambiente como un medio para los fines humanos.

Cualquiera que sea nuestro enfoque para la restauración del ecosistema en el futuro, es obvio que tenemos que proceder a escala. Sólo mediante planes de restauración y reforestación masivas -del tipo de los que fueron pioneros Etiopía, Pakistán, Senegal y las naciones menos desarrolladas del mundo- podemos esperar revertir el funesto agotamiento que durante demasiado tiempo ha caracterizado la relación de la humanidad con el mundo verde, en su detrimento y en el nuestro.

Las ideas que se presentan en este artículo tienen por objeto inspirar las medidas de adaptación – son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las del Centro Mundial para la Adaptación.

Fuente: https://es.weforum.org/

This article was originally published by the Global Center on Adaptation.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Blog Dialld.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =