14.6 C
Munich
martes, mayo 24, 2022

El mundo se está convirtiendo en un horno: 2017 fue el segundo año más caluroso desde que tenemos registros

Must read

Barato, seguro y renovable: Europa apuesta por el hidrógeno verde para solucionar sus problemas energéticos.

A medida que el coste del hidrógeno azul y gris se dispara en consonancia con el aumento de los...

China impulsará la energía renovable y mantendrá la producción de petróleo y gas hasta 2025.

China pretende aumentar la energía renovable, mantener la producción de petróleo crudo e impulsar la de gas natural, en su intento de equilibrar la seguridad...

Nikola inicia producción de camiones eléctricos y construye su primera planta de hidrógeno.

El fabricante de camiones dice que está a punto de comenzar a construir grandes camiones alimentados por baterías y está haciendo planes...

Francia presenta un buque de carga propulsado por hidrógeno y con cero emisiones

Un buque de carga francés quiere ser el futuro de un sector de transporte marítimo más ecológico al estar propulsado por hidrógeno,...

El año acaba de entrar oficialmente en el club de los años más calurosos de los que tenemos conocimiento. 1,1 grado por encima de la media de temperatura de la época preindustrial, está a sólo un 0,1 grado del año más cálido, 2016. Y sin la “ayuda” de El Niño, el fenómeno meteorológico que tradicionalmente impulsa las temperaturas del mundo hacia arriba, que sí «ayudó» a 2016.

Los últimos tres años han sido los años más calurosos desde 1850. Y ese es el verdadero problema. Porque, como dice la Organización Meteorológica Mundial, “la tendencia a largo plazo es mucho más importante que la competición anual”. La tendencia es ascendente y no parece que vaya a frenarse: 17 de los 18 años más calurosos han sido a partir del año 2000. 17 de 18.

El calentamiento global, más allá de toda duda razonable

De hecho, si descontamos los efectos de El Niño, el 2017 se pondría en cabeza. Y ahí está otra de las claves del problema. Como señalaba el meteorólogo holandés Stefan Rahmstorf‏, si examinamos los picos de temperatura de El Niño de 1998 y el de 2016 se parecen mucho. Solo hay una diferencia: 0,4 grados más.

A estas alturas del partido, la evidencia disponible del calentamiento global es abrumadora. Y lo estamos notando. Sin embargo, los efectos del cambio climático son más insidiosos de lo que parece: por ejemplo, las temperaturas del Ártico han crecido profundamente este año (y ya aumentan dos veces más rápido que en el resto del mundo), según los expertos esto tendrá un enorme impacto a medio plazo en los océanos del que aún no somos del todo conscientes.

Fuente: https://www.weforum.org/

- Advertisement -

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 6 =

- Advertisement -

Latest article

Barato, seguro y renovable: Europa apuesta por el hidrógeno verde para solucionar sus problemas energéticos.

A medida que el coste del hidrógeno azul y gris se dispara en consonancia con el aumento de los...

China impulsará la energía renovable y mantendrá la producción de petróleo y gas hasta 2025.

China pretende aumentar la energía renovable, mantener la producción de petróleo crudo e impulsar la de gas natural, en su intento de equilibrar la seguridad...

Nikola inicia producción de camiones eléctricos y construye su primera planta de hidrógeno.

El fabricante de camiones dice que está a punto de comenzar a construir grandes camiones alimentados por baterías y está haciendo planes...

Francia presenta un buque de carga propulsado por hidrógeno y con cero emisiones

Un buque de carga francés quiere ser el futuro de un sector de transporte marítimo más ecológico al estar propulsado por hidrógeno,...

Etiopía comienza a generar energía en el que está llamado a ser el mayor proyecto hidroeléctrico de África.

Etiopía comenzó a generar electricidad a partir de su megapresa en el Nilo Azul el domingo, un hito en el controvertido proyecto de miles de...
AllEscort