El Medio Ambiente Colombiano Tambien Merece la Paz

ecoe

El conflicto armado de las últimas décadas en Colombia no solo ha afectado a personas inocentes y las víctimas de este no han sido únicamente humanas, también ha dejado una gran huella negativa sobre el medio ambiente y el desarrollo y sostenimiento de la biodiversidad en el país.

Los impactos de la guerra sobre los ecosistemas naturales en cientos de regiones colombianas son evidentes, la siembra de minas antipersona, la deforestación causada por la siembra de cultivos ilícitos, los combates en áreas protegidas, la minería ilegal con mercurio y los derrames de petróleo en ríos y bosques son solo algunos de los fenómenos asociados con el conflicto armado que han afectado directamente la fauna y flora nacional.

Se estima que entre 2011 y 2012 en el país se perdieron cerca de 300.000 hectáreas de bosque por actividades de mineria ilegal y narcotráfico, y que solo en 2013 se talaron 16.334 hectáreas de bosques para la siembra directa de coca; de estas, el 58% corresponden a bosques primarios de alta complejidad, biodiversidad y riqueza.

Entonces, el fin de la guerra y la posibilidad de una paz duradera supone también un soplo de aire fresco -pero sobretodo puro y descontaminado- para el medio ambiente, pues además de la disminución de los daños directos hacia los suelos, los seres vivos y la atmósfera, la firma de la paz le dará la oportunidad a miles de campesinos y reinsertados de reforestar nuestros ecosistemas, de cambiar cultivos ilegales por cultivos que fortalezcan nuestra tierra y de empezar a mitigar todas las afectaciones ecológicas que la guerra le ha dejado a Colombia para construir un país más verde.

Según el gobierno nacional “con la firma de la paz se fortalecerá el alcance territorial de las políticas de conservación del medio ambiente, con la firma de la paz cesarán los ataques contra la infraestructura petrolera y los enormes daños ambientales, con la paz disminuirá la deforestación y el impacto ambiental causado por la minería ilegal, con la paz disminuirá la deforestación causada por los cultivos ilícitos.”

Entonces, decirle “Sí” a la paz, es también darle una nueva oportunidad a nuestro medio ambiente para sanar las heridas que el conflicto armado le ha ocasionado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − 5 =